En una era donde robots, máquinas, asistentes digitales, Inteligencia Artificial y algoritmos inteligentes van revolucionando la salud, es necesario parar y empezar a pensar cual será el futuro de la salud con la revolución digital, que día a día va trayendo nuevas innovaciones  para ser incorporadas en el área médica.

 

Según un trabajo infográfico del portal medicalfuturist, hay diferentes teorías alrededor del futuro de la Salud Digital como las siguientes:

 

La sustitución por tecnologías

Es bueno pensar si la tecnología reemplazará al ser humano dentro de la práctica médica, lo que supone miedo, optimismo y retos tanto para profesionales de la medicina como para pacientes.

Varios expertos afirman que se ha llegado a suponer el final de la medicina como la conocemos hoy en día para diferentes especialidades. Ya que supondría la desaparición de algunas de algunas de éstas como la radiología, donde la figura del ser humano se haría obsoleto frente a la máquina. Pero todo este revuelo podría ser un poco excesivo visto que aún es muy pronto para fijar una posición fuerte al respecto.

 

De la repetición a la creatividad

Esta teoría de la sustitución de la figura del médico se contrasta con otra más inclusiva y menos drástica, hablando de la cooperación vs. la sustitución.

Un lugar común donde la tecnología viene a aportar y a soportar la labor médica hasta el logro de la sinergia hombre-máquina. Esta teoría cree que no se reemplazarán a los médicos, sucederá que para aquellos que no utilicen dichas las tecnologías, sean sustituidos por aquellos médicos que sí las pongan en práctica en su rutina diaria.

Quiénes a su vez, tendrán tasas de error humano muy inferiores y una mayor productividad.

 

Un posible futuro

Observando el papel actual de los médicos y el avance de la tecnología y la medicina, ya se empieza a hablar de la figura del E-Médico. Que no es más que aquel médico capacitado, que aplicará la tecnología a todos sus procesos, que complementará su labor al tener una mayor cercanía al paciente, comprendiendo sus puntos de vista, sentimientos y necesidades ofreciendo una mayor retroalimentación, cercanía y empatía.

Ofrecerá mayores habilidades de comunicación cara a cara, un conocimiento superior del entorno digital, siendo a su vez un profesional cada vez más interdisciplinario, con acceso a grandes fuentes de información. Así como otras habilidades que podrá poner en práctica al servicio del paciente, aunque si bien éstas características debieron estar presentes dentro de la labor médica, en la dinámica médico-paciente éstas serán el valor agregado de la figura humana dentro del proceso de atención.

 

Consulta más del futuro de la salud a través de la siguiente infografía: https://medicalfuturist.com/towards-creativity-in-healthcare-the-impact-of-digital-technologies-on-medical-specialties-in-an-infographic/?utm_source=The%20Medical%20Futurist%20Newsletter&utm_campaign=b07238ce29-EMAIL_CAMPAIGN_2019_08_12&utm_medium=email&utm_term=0_efd6a3cd08-b07238ce29-420574669

Deja un comentario

16 − 10 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.