El área de la salud se renueva contantemente de la mano con la tecnología, con el desarrollo de nuevos métodos de inteligencia artificial (IA). Estos sistemas están optimizando la gestión médica a través de diferentes aplicaciones que se le está dando a esta tecnología en diversas áreas de la salud. Lo cual incluso ha llevado a pensar a algunos que la implementación de la IA podría suponer una sustitución de algunas profesiones, aunque también podría crear la interrogante, si estas aumentarán el papel de los médicos sin reemplazarlos realmente.

La IA está lista para tomar un rol cada vez más protagónico dentro de la medicina, debido a sus posibilidades gracias a su potencia informática, algoritmos de aprendizaje y Big Data augurando un futuro prometedor en el área de la salud.

El aumento de la IA ayuda los médicos a mejorar la atención al paciente, debido a que en esta era se manejan gran cantidad de datos, donde es necesario mejorar en la precisión y eficacia del diagnóstico y por consiguiente de los tratamientos a seguir. Optimizando procesos repetitivos y ordenando grandes cantidades de información, ayudando a mitigar errores.

Si bien la IA en medicina está dando sus primeros pasos, está muy bien dirigida a su objetivo de revolucionar la forma en que se están haciendo las cosas, trayendo aplicaciones destacadas en áreas como la radiología diagnóstica, la patología, oftalmología, cardiología, dermatología, oncología, entre muchos otros campos que ya están implementando el uso de esta tecnología.

Se puede ver hasta ahora su desarrollo más como un socio del rol médico y no tanto como un sustituto del mismo, pero, así como ofrece grandes bondades puede representar algunos retos. Uno de los más notables puede ser el relacionado con la privacidad de los datos médicos y de los pacientes, mediante el uso de los mismos de manera poco ética por empresas como bancos, farmacéuticas, empresas biotecnológicas o incluso compañía de seguros, que utilicen estos grandes flujos de información para su beneficio a costa del perjuicio de las personas.

Lo cierto hasta ahora es que todavía queda mucho que hablar sobre esta tecnología y sobre si sustituiría el rol de médico a futuro, lo que si sabemos es que son necesarios los mismos, para los exámenes médicos tradicionales, para áreas que requieren una gran interacción entre las partes, las tareas que necesitan altos niveles de pensamiento crítico e interpretaciones sobre casos ambiguos y desafiantes.

Se puede concluir que los sistemas basados en IA estarán a la disposición de los profesionales de la salud, respaldando sus habilidades sin reemplazar, de momento, la función de los mismos en la relación natural paciente-médico.

Para profundizar en el tema te invitamos a leer el artículo “The impact of artificial intelligence in medicine on the future role of the physician” del cual se deriva nuestra nota, en el mismo podrás conocer a profundidad la revisión científica realizada al futuro de la IA dentro del rol del médico:

Ahuja A. S. (2019). The impact of artificial intelligence in medicine on the future role of the physician. PeerJ7, e7702. https://doi.org/10.7717/peerj.7702

Deja un comentario

3 − uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.