Alfabetización digital y revisión de las políticas en salud, “claves” frente a la figura del paciente informado

Gracias a las tecnologías de la información y comunicaciones (TIC), en cada campo profesional hay una gran cantidad de insumos disponibles para la consulta. Esta información se convierte en un elemento importante alrededor de las decisiones que cada consumidor haga entre los productos o servicios disponibles en el mercado, por lo cual el sector salud no se escapa de la misma.

 

Es aquí donde la figura del paciente informado cobra protagonismo ya que hoy en día antes de visitar o acceder algún servicio de salud, estos están consultando diferentes fuentes para la toma de su decisión. Esto puede implicar tanto, riesgos como oportunidades.

 

Un paciente informado es una figura importante dentro de una estructura médica con foco en las personas y beneficia por consiguiente a todo el sistema de salud. El acceso a diferentes fuentes de información y consulta producen un involucramiento activo de las personas con relación a su propia salud.

 

En el informe “Health in the 21 Century” realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), muestra los avances y la línea de acción a futuro, para el correcto aprovechamiento de la tecnología en el área de la salud. Así cómo que se debe trabajar en un adecuado proceso de transformación digital que se equipare con el de otros sectores que están mucho más avanzados en estos temas.

 

Alfabetización Digital

 

El informe muestra como ha habido un marcado crecimiento en la oferta de herramientas destinadas a informar al paciente con relación a su salud. Pero hay problemas de alfabetización digital, donde se puede observar cómo los más jóvenes y los mejores formados son los que están accediendo con mayor frecuencia a este tipo de información como se puede ver en las siguientes gráficas.

 

Fuente: OCDE Acceso y uso de las TIC por hogares y personas Base de datos estadística 2019.

 

Fuente: OCDE Acceso y uso de las TIC por hogares y personas Base de datos estadística 2019.

Estas brechas digitales, junto al gran auge que sigue generando el internet puede generar retos e incluso peligros, visto que, de no tener el criterio o la formación necesaria en temas de salud, se puede caer en una errónea interpretación y/o búsqueda de contenidos de salud en línea. Se ha descubierto que las personas con poca alfabetización en salud tienen menos probabilidades de usar computadoras e Internet para buscar información de salud y estas desigualdades se han hecho cada vez más marcadas principalmente alrededor de dos factores como lo son la edad y los ingresos.

 

Es en este punto es donde cada vez son más importantes los esfuerzos relacionados con la alfabetización digital y a la reducción de las brechas de desigualdad. Y que como vimos en los gráficos anteriores, se deben expandir a toda la población independientemente de su edad y de las posibilidades de cada individuo.

 

Políticas en salud

 

Los riesgos inherentes ante la figura del paciente informado no deben minimizarse frente a los beneficios que pueden significar para los sistemas de salud. Los gobiernos y cada sistema deben trabajar de la mano para facilitar el acceso a la salud, a la alfabetización digital y al empoderamiento de los ciudadanos dentro del sistema de salud.

 

Es aquí donde debe haber un adecuado acompañamiento en el uso de las tecnologías digitales, pero también en hacer accesibles los contenidos que actualmente disponibles. Apoyándose en la tecnología, como medio para llegar a la población en general.

 

Deben existir cambios en la regulación y en las políticas en salud que estén orientadas al paciente. Adaptadas a la velocidad en que suceden las cosas dentro del mundo de la información actual, donde los enfoques tradicionales para la aprobación clínica puedan no ser los más apropiados, para el desarrollo de procesos abiertos y transparentes de información, que ayudarían a los pacientes en un universo de información saturada y en muchos casos poco profesional.

 

El surgimiento de la tecnología es una gran oportunidad para que los ciudadanos tomen decisiones asertivas con relación al uso de herramientas destinadas al mejoramiento de su calidad de vida, a través de buenos mecanismos de información. Siendo un reto importante para los países, poder hacer un buen proceso de transformación digital y de planificación acciones orientadas al paciente.

 

Para ver el estudio completo “Health in the 21 Century” de la OCDE puedes ingresar a través del siguiente enlace:

https://www.oecd-ilibrary.org/social-issues-migration-health/health-in-the-21st-century_e3b23f8e-en

Comments are closed.