Las evaluaciones son herramientas muy importantes para el diseño de un curso, pues nos permiten medir el logro de los objetivos de aprendizaje planteados y el retorno de nuestra inversión en educación. En general se utilizan tres tipos de evaluación:

Diagnóstica – Realizada al inicio del programa para evaluar el estado actual de conocimiento de los estudiantes, nos indica cual es la brecha que debemos cerrar para llegar a nuestro objetivo.

Formativa – Realizada a lo largo del programa para evaluar el progreso del conocimiento de los estudiantes, nos indica el ritmo del avance o la velocidad con que vamos cerrando la brecha identificada en la evaluación diagnóstica. En caso de que la evaluación formativa nos indique que el avance está por debajo del ritmo esperado, tendremos el tiempo necesario para replantear las estrategias de enseñanza o actuar en casos puntuales.

Sumativa – Realizada al final del programa para determinar si un estudiante cumplió o no con el objetivo establecido, con el fin de certificar su conocimiento. La diferencia entre los resultados de la evaluación sumativa y diagnóstica nos permite averiguar cuál fue el progreso de cada estudiante y el retorno de la inversión en cada uno de ellos.

Recordamos que una evaluación no necesariamente es un cuestionario. Especialmente en las evaluaciones formativas, podemos utilizar diversos medios tales como foros de discusión, talleres prácticos, simulaciones, etc. Independiente del tipo de evaluación, toda ella debe estar diseñada en torno a los objetivos de aprendizaje y de una manera que evalúe únicamente el contenido relevante. Antes de todo, las evaluaciones deben estar diseñadas de modo a minimizar la posibilidad de que el estudiante apruebe por medios ajenos al aprendizaje del contenido, tales como ensayo y error, deducción lógica, simple memorización, etc. Por último, es fundamental que las evaluaciones sean diseñadas, revisadas y aprobadas por una dirección médica especializada.

 

Contáctanos y conoce más sobre nuestros servicios de fidelización

Leave A Comment

ocho − dos =